Ramos, tradiciones y espinas

“El que no estrena en Ramos no tien ni pies ni manos”…así afrontamos en mi tribu este Domingo buscando “aunque sea unos calcetos” para cumplir con el dicho porque oímos la voz de mi güela Berna aseverando ese hecho: por muy probe que seas algo tienes que estrenar, cada uno jalea a Jesús a su manera, aquí enarbolando una bandera con ropa interior o un vestidazo eso ya depende.

La otra tradición, en las Asturias, es darle el ramo a tus padrinos, y ellos el Domingo de Resurrección te dan “el bollo”: un regalo que en su origen era un dulce (depende de la zona es alfilada o la pegarata o la coca catalana) y cuando te vas haciendo mayor son dinerillo. Esta tradición se extiende hasta que te casas…muajjjjjj…mis padrinos están contentos  🎵🎵🎵 el día que nací yo🎵🎵 les cayó el gordo (la más grande ☝️) porque aquí sigo inédita y claro, esperando mi bollo. Encima huérfana así que me tienen que atender forever and ever.  Vaya chollo ehhhhhh.

Otras tradiciones no, pero mi tío Santi que es la generación anterior de solteros impenitentes, fue a recoger su regalín a Gijón mientras vivió su madrina (mi tía abuela Antonia) que con casi 90 años le seguía comprandosu media docena de calcetines todos los años…

Pues hoy tengo aquí preparado el ramo para mi madrina. Dicen al echarte el agua tus padrinos te pasan sus cualidades….y las rarezas también, yo de mi padrino tengo el amor por las letras y un tic en los ojos (todos los Suárez lo tenemos) de mi madrina el lenguaje florido…y ya las manías pues eso: que mi tita Iso (mi madrina) quiere el laurel seco y en un tarro pa cocinar ya (“mariconaes les justes”).
A que ahora te explicas muchas cosas, Mari.

1 enero 2021: La madre de Frankenstein

Voy a atravesar la frontera de este “annus acojonantus” escribiendo sobre mi novela preferida, la que me salvó del pozo que todo lector teme: el de la desgana, el de las aguas del despiste, el aburrimiento, el hoyo donde pierdes el hilo…una vez más Almudena es mi talismán y Frankenstein mi príncipe gris.

Seguir leyendo “1 enero 2021: La madre de Frankenstein”

“Cuando dormías”: lectura indispensable para este otoño

Hazte con una manta de cachemira calentita, un Jerez y zambúllete de la nueva pero sobradamente preparada mano de Carlos García Calvo en las aguas del misterio. Ven, ven…te va a atrapar.

Seguir leyendo ““Cuando dormías”: lectura indispensable para este otoño”

Colas

No. No voy a hablar de Nacho Vidal y sus problemas con la ley…que también te digo, Mari, si tienes una adicción (drogas, series o a los sándwiches de jamón, cebolla cruda y mayonesa) y vas a que una estrella del porno te cure con veneno de rana pues blanco y en botella: CASCASTE.Voy a tratar el tema de las colas, filas, “quién da la vez”.

Seguir leyendo “Colas”

Un lugar en el mundo

¿Cuas es tu lugar en el mundo? El mío está en una silla mientras leo en el puente que une mi casa en Carcedo con la panera, ahí está mi cielo, por siempre y para siempre aunque ya yo no esté en cuerpo siempre que leo está mi espíritu en esa esquina rodeada de mi gente: mi güela cocina, mi güeli trajina por la corrada, mi hermano busca alguna pifia que hacer o intenta tirar a mi prima Elena al cucho (todo puede ser?, mi madre pasea con la Brisca y mi padre al otro lado de la mesa lee “El Collote”. No hay mejor plan. Me duele el alma. Perdón por la tristeza.