Algo que ocultar, ópera prima de Ana Zarauza

Tres apasionadas lectoras se encargaron  de presentar en El Club de Prensa de La Nueva España Algo que ocultar: la editora Marta Magadán, la bibliotecaria Chelo Veiga y la propia autora, Ana Zarauza.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Presentación

“Cuando se sabe todo no hay misterio. Y si no hay misterio, no hay arte.” Con esta cita de Roberto Cossa comenzó Marta Magadán la velada literaria. Y es que el misterio es la clave en la primera obra de esta escritora ovetense, que estudió Ciencias Empresariales y actualmente es la Directora de la Escuela de Hostelería del Principado de Asturias.

Chelo Veiga, con oficio, nos hizo una magistral reseña, “Un buen relato lo coges por cualquier lado y tiene sentido”: Algo que ocultar se desarrolla en Póo, un pueblo de Llanes, donde dos historias se entrelazan a lo largo de casi un siglo. Un narrador muy bien construido, objetivo, nos cuenta en tercera persona las vidas de Elena en 1922 y la de Raquel en 2012. El centro gravitatorio de las dos acciones es el Palacete Valverde una casona de indianos que con sus ventanales, escaleras empinadas, recovecos y trampillas se convierte en el escenario perfecto para el asesinato que deberemos resolver. La investigación correrá a cargo de una pareja de la Benemérita, la cabo Julia Posada y el sargento Javier De La Fuente, acompañados de múltiples personajes que colorearán de verdad una historia donde tienen cabida la intriga, la venganza, los celos y el amor, la vida al fin y al cabo.

Llegó el turno de Ana Zarauza que encuadró su primera obra dentro del género “novela negra”, en su condición de lectora voraz confesó que se zambulló en la aventura de escribir la novela que a ella le hubiese gustado leer: Raquel y Álex se mudan a Llanes con sus tres hijos buscando resolver sus problemas matrimoniales, dejan atrás una infidelidad, su ciudad y a su familia. Se proponen restaurar una casona de indianos heredada de la abuela de Raquel y convertirla en un hotel rural. Un domingo de invierno llanisco Raquel va a reunirse con su contratista, Miguel, en el hotel y se lo encuentra muerto.
La autora se propuso un reto personal, que hubiera muchos sospechosos, ir dando múltiples pistas que apunten a diferentes personajes para sembrar la desconfianza en el lector que observa que hay muchos secretos ocultos, pero que al final todo resulte coherente, que el engranaje sea perfecto.Algo que ocultar
En cuanto a sus gustos e influencias literarias confesó su admiración por Camilla Lackberg, Lorenzo Silva o Dolores Redondo. En la charla se establecieron similitudes entre la pareja de la Guardia Civil de Algo que ocultar, Posada y de la Fuente, y los de las novelas de Lorenzo Silva, Vila y Chamorro. Los seguidores de Bevilacqua podrán disfrutar de un paso más en la relación de los protagonistas de la novela de Ana Zarauza.

Algo que ocultar está resultando un éxito que se propaga con el boca a boca, igual ya deberíamos decir de Facebook a Facebook o el tweet a tweet, y que ya tiene una continuación en la mente de nuestra Agatha Christie asturiana en una nueva novela. El día 4 de julio Septem Ediciones tiene prevista una ruta en Llanes para recorrer los escenarios donde se desarrolla la ficción. Podemos estar ante el principio de una colección del estilo de su admirada Camilla Lackberg donde Fjallbacka será Póo: esto tiene regusto a saga de éxito al estilo asturiano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s