El domador de leones, Camilla Läckberg

La escritora que vino del frío regresa con esta novela donde Erica Falk y Patrik Hedström vuelven a resolver un crimen en el Saint Mary Mead sueco, Fjallbacka.Portada domador de leones

Hay una serie de autores suecos ( Asa Larsson, Mari Jungstedt ) con Lackberg a la cabeza que llegaron a rebufo de Stieg Larsson y su Millenium ( qué pena de infarto el de este hombre) y tienen pensado quedarse con su estilo nada pretencioso y sus historias rápidas y bien resueltas. Quizá sea su idiosincrasia nórdica o tanto arenque pero la verdad es que escriben muy ligero, dosifican los detalles de forma entretenida sin desesperar, y al final la nieve te atrapa y quedas deseando que sus protagonistas vuelvan a verse envueltos en otro lío sangriento.

Camilla Lackberg llegó a la “biblioteca” con su primera novela La princesa de hielo por la puerta grande. Nos presentó con su Princesa a Erica y Patrik una pareja de lo más normal con los problemas del día a día, pero a los que como a Miss Marple o Jessica Fletcher los asesinatos siempre acaban llamando a su puerta. Erica era al principio una escritora de biografías por encargo que regresó a su pueblo para vender la casa de sus padres, pero la casualidad quiso que se viera envuelta en el asesinato de una amiga de la infancia y que se reencontrarse con Patrik, un policía pinturero que la ayuda a resolver el crimen de forma diligente.
Muchos son los personajes que aparecen en la novela inaugural y que van desarrollándose a la par que la pareja de protagonistas: el insufrible jefe de la policía Mellberg con el que todos tienen que lidiar haciéndole creer que es él el que manda, pero siempre vigilando para que no meta la pata; Anna la hermana de Erica que es un imán para las desgracias y con las que le toca hacer el papel de madre; Gösta el veterano policía algo flojo pero que de vez en cuando da en el clavo; Dan el ex novio de Erica que se resiste a dejar la familia ( no quiero dar demasiadas pistas pero algo se me escapará);
FjallbackaY está como un personaje más Fjallbacka, ese pueblo pesquero con el que acabamos comparando a todos los escenarios de crímenes desde que apareció en nuestra vida (yo misma lo he hecho en las reseñas con Elizondo o Póo). El pueblo es un destino turístico llenos de casa pintorescas que se convierte en un nido de criminales, la fama de estas novelas ha desplazado a la mismísima Ingrid Bergman que nació allí al igual que la autora.

Establecidos los antecedentes vamos ya con El domador de leones la novena novela de esta serie de éxitos (os las recomiendo todas). El arranque como siempre impactante: Una noche Victoria aparece desorientada en una carretera de Fjallbacka, un coche la atropella y es trasladada al hospital, luchan por su vida pero no consiguen retenerla en este mundo, quizá sea mejor, le faltan los ojos y la lengua, su sufrimiento ha tenido que ser pavoroso. Además de la víctima han desaparecido cuatro chicas más en pueblos cercanos, la investigación se pone en marcha.
Domadora Paralelamente, Erica está intentando escribir la cruenta historia de Laila Kowaslska acusada de asesinar a su marido Vladek y de retener a su hija pequeña encadenada en el sótano de su Casa de los Horrores.

Hay dos historias que se desarrollan en diferentes espacios temporales. Por lado tenemos la de Laila que nos va contando cómo conoció a su marido en los años 70 y todo lo que ocurrió hasta que se produjo el asesinato; La otra acción es sobre la que se centra la investigación en el momento actual para resolver el crimen, en este caso el asesinato de Victoria.

Además de los conocidos personajes de las otras novelas se suman otros para contextualizar la vida de la víctima: sus desolados padres que se apoyan en su hermano Ricky como único sustento después de la tragedia; Su amiga Tyra que la echa tanto de menos y envidiaba su familia perfecta ya que ella tiene que soportar a su padrastro fanático y a su sumisa madre; Marta y Jonas los dueños del picadero donde las chicas iban a practicar equitación y cerca de donde se encontró el cuerpo de Victoria, Molly su caprichosa hija; Helga y Einar Person, padres de Jonas y que forman una deprimente combinación; Y Laila con su misteriosa vida, ¿habrá matado ella a su marido?, ¿por qué encadenaban a su hija en el sótano?

La autora sueca entrelaza muy bien las dos historias, pasado y presente y el clásico recurso de ir sembrando sospechas a diestro y siniestro (ese estilo christiniano que tanto me gusta), para terminar encajando todas las piezas del rompecabezas de forma inteligente y sobre todo expeditiva. Como siempre me quedo con ganas de seguir con Patrik y Erica (los niños que se queden con la abuela Kristina) corriendo por Fjallbacka tras el próximo asesino. Seguro que lo habrá.

El domador de leones, Camilla Läckberg, Editorial Maeva 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s