La piel dorada

Carla Montero nos lleva tras la pista de un asesino de jóvenes mujeres en la Viena Imperial de 1904.La piel dorada portada

Therese, una ingenua modelo, aparece salvajemente mutilada bajo el puente Ferdinand, el inspector Karl Selackman es el encargado de investigar este asesinato que tiene un parecido abrumador con otro suceso que le toca muy de cerca: la novia de Hugo, su amigo del alma, apareció en idénticas circunstancias un tiempo atrás y él está de vuelta en la ciudad, ¿es todo producto de una desafortunada casualidad?

Hugo Von Ebenthal es un disoluto noble que exprime a la vida todo lo que su privilegiada posición le permite, algo cambia cuando se enamora de Kathe y decide dejar a un lado su maratón de amoríos, pero la tragedia desbarata sus planes cuando su novia aparece salvajemente asesinada y él se convierte en el principal sospechoso. Karl Selackman es el mejor amigo de Hugo y el encargado de la investigación, todo se soluciona de momento con la absolución del noble y un exilio a Norte América impuesto por su acaudalada familia. Estos son los antecedentes de la historia que Carla Montero relata teniendo como epicentro temporal 1904, la tragedia se desencadena cuando Hugo regresa a Viena y empiezan a aparecer cadáveres que vuelven a señalarle con sus sangrientos dedos. Las víctimas están relacionadas con Hugo de una u otra manera y toda Viena sospecha que él es el autor de tanta sangría.

Inés es el personaje central de esta novela, la dueña de la deseada piel dorada, una misteriosa mujer que regenta la Maison des Manequins, una casa de modelos y artistas a las que guía con su experiencia en el mundo de la bohemia. Es Inés la gran dama y la pequeña puta de orígenes inciertos de la que todos se enamoran y junto con Hugo y Karl el sol alrededor del que giran los sucesos importantes de la novela. Bailan el vals con los tres protagonistas una serie de personajes excéntricos como la tía de Hugo, Kornelia Von Zesk, y su perrito faldero Sandro de Behr, o Aldous Lupu el protector de Inés que plasma su adoración por ella en sus obras.

Viena 1904
Viena 1904

Viena se convierte en un escenario lleno de “kas” descrito con detalle y hasta preciosismo por Carla Montero, desde la ciudad imperial y sus alrededores bañados por un idílico Danubio , hasta los barrios pobres donde encontramos burdeles de putas viejas como el de Madame Lamour o las habitaciones subterráneas (wärmestube) donde malviven los emigrantes.

La piel dorada tiene una serie de secundarios de lujo que sazonan el ambiente: el mismísimo Sigmund Freud es el psiquiatra que atiende las crisis de Hugo; Inés alterna con lo más granado de la vanguardia parisina en Le Lapin Aguile olapin agile el teatro de sombras de Le Chat Noir, posa para Derain y Matisse o para el austriaco Max Kurzweil; Los escarceos con la política también nos llevan a entrever a Jean Grase o Emile Armand. Un trabajo de documentación el de Montero que sirve para dotar de veracidad el ambiente artístico y decadente donde se desenvuelven los personajes.

El aroma de las almendras amargas, que tan bien conoce el lector aficionado al crimen, la voz del abyecto criminal que nos cuenta directamente lo que piensa mientras perpetra los asesinatos, los indicios que apuntan en múltiples direcciones y la seducción del
enigma de Inés complementan esta persecución tras el Jack el Destripador vienés a ritmo de vals.

La piel dorada, Carla Montero, Plaza&Janes, 2014

Imágenes: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Wien-1904-guertel.jpg
http://michal.pasniewski.free.fr/galery/photos/pawel/pages/Lapin%20Agile.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s