Cinco horas con Mario

Miguel Delibes habla con la voz de una viuda que velando a su marido da uncinco+horas+con+mario portada repasito bueno a la sociedad española de los años 60.

Carmen pierde a su marido después de más de 20 años de vida en común, la muerte fulminante la ha sorprendido y ella no está dispuesta a quedarse nada dentro, sola frente a su ataúd desgrana toda una vida de quiero y no puedo, de pequeñas rencillas y rencores que jalonaron su matrimonio y que cree que Mario debe escuchar, al pobre no le queda otra opción porque no puede escapar. Cinco horas con Mario comienza con una esquela que nos presenta a la familiaEsquela de 5 hors con Mario que Mario deja huérfana, cinco hijos y su mujer, Carmen, una burguesita que en el fondo de su corazón piensa que dio un paso atrás al casarse con un profesor de instituto. Cuando se queda sola con el féretro Carmen se dedica a rememorar toda su historia en común desde su noviazgo en plena Guerra Civil hasta la muerte fulminado por un paro cardíaco de su marido. Su egoísmo y moralina traspasan las páginasprovocando una sonrisa que no puedes evitar cuando observas como, por ejemplo, afirma que a ella la Guerra le parecía divertida, como si todos los días fuera fiesta y se queda tan Pichi.

Ya desde su noviazgo fue apuntando en el cuaderno negro que es su egoísta mente pequeñas afrentas, para ella descomunales, que con los años no hacen más que crecer. Carmen cree que por su familia pudiente, (el padre monárquico con su corbata de luto hasta que no regrese el rey a Madrid no tiene desperdicio), y su físico, según ella portentoso, se hubiera merecido un partido mejor que su marido, al que al fin y al cabo solo escogió por la pena que le causaba su aire desvalido.

Hay escenas que resultan cómicas como la ingrata noche de bodas o los escarceos de Carmen con Paco, un antiguo pretendiente del barrio con el que tiene revolcón sin importancia, eso sí, porque él pone fin a la situación si no igual le hubiera pegado el salto a su santo.

La bonhomía de Mario, hombre de orígenes humildes, logra salir a flote a pesar de todosdescapotable034 los reproches de su señora, la lealtad a su familia, su integridad, su lucha y el no plegarse a las normas de la época logran mostrarnos a un hombre de una pieza. Parece que Mario intentaba hacer las cosas bien a pesar de todo lo que dice Carmen: lo acusa de que no fue capaz de comprarle un Seiscientos, ¡qué pesada con el Seiscientos!, y de llevar a su hijo en la bici solo para mortificarla, para ella es una humillación incalculable, quizá para Mario era la forma de mostrarle su cariño al chiquillo. Tampoco la vida sexual la tenía satisfecha, parapetada tras su falsa modestia se siente deseada por otros hombres (sobre todo por su abundante poitrine) y le echa en cara a Mario su poca pasión e indiferencia.

El monólogo de Carmen, que tan bien se adapta al teatro con versiones como la de la gran Cinco horas con Mario Lola HerreraLola Herrera o la más reciente de Natalia Millán, nos retrata a una Cinco horas con Mario teatromujer de pocas luces que se delata a través de sus acusaciones a su difunto marido. El desahogo nocturno nos permite entrever los prejuicios clasistas que imperaban y como Mario intentaba cambiar las cosas , pero se ve acorralado por las convenciones sociales y por una mujer muy pesada. Porque Carmen ante todo es muy cansina, y de lo cansina que es te hace reír y leer la obra una y otra vez, porque es muy rápida e ingeniosa, en pocas páginas realiza el retrato de una generación que no nos queda tan lejos y que es fácil de reconocer en sus actitudes, reacciones y formas de conducirse.

Delibes con su maestría habitual cuela en 1966 una crítica a la sociedad española y se queda más ancho que la pesada de Carmen pidiendo un Seiscientos, ¡qué obsesión con el Seiscientos!


Cinco horas con Mario, Miguel Delibes, Destino, 2003.

Anuncios

One thought on “Cinco horas con Mario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s