Esto no es una reseña es un homenaje

Si yo tuviera el valor de escribir una novela tendría argumentos a barullo sin salir de

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Dorita

mi familia, estoy rodeada de historias de posguerra, emigración, accidentes, hijos fuera del matrimonio, viudas de guerra, campos de concentración. Si yo tuviera los redaños suficientes y la capacidad podría estar escribiendo hasta el fin de mis días y más allá.

Hemos perdido en casa a una mujer con dos nombres, ya no podremos escuchar las historias de  la Dorina Libertad de la República ni de la María Adoración de la posguerra, mi tía Dorita se ha ido después de  82 años de lucha, después de perder a su padre por el gran delito de estar afiliado al partido socialista en el año 36,  mala suerte, después de ir andando con sus dos hermanos, sus abuelos paternos y su madre (mi abuela) hasta Francia, como apestados por ser familia de un rojo e internados en un Campo de Concentración. Pudieron regresar a Asturias y ella se quedó en Moreda a cargo de su tía Lourdes , otra vida de película, que la cuidó con mano firme hasta que pudo volver con su madre. Pero Dorita quería más , Oviedo se le quedaba pequeño y decidió emigrar a Venezuela,  lo tenía todo: inteligencia, belleza y una profesión. Así que triunfó, aunque la usurera que la llevó a Caracas intentaba sacarle los higadillos ella se zafó de esa arpía y se labró un futuro, tuvo que luchar  en ese nuevo país, acostumbrarse a otra gente, a otra vida, pero lo consiguió, eso era pan comido para una niña asturiana de la Cuenca Minera. En Venezuela creó una familia de cuento, dos hijos y un marido andaluz con arte y tronío. Llegaron los 80 y la inseguridad en el país caribeño, Dorita volvio para la tierrina, pero ahí está la maldición del emigrante: esta era su casa pero añoraba Isla Margarita, el sol, la música. Aquí vivió hasta ayer, cuando la parca vino en su busca, ella la llamaba insistentemente, no echéis una lágrima por mí, viví mi vida lo mejor que supe, fui hija, madre y esposa, ya cumplí, tomaros dos cervezas a mi salud, porque dos hacen una y una es ninguna. Va a tu salud, tía.

Anuncios

One thought on “Esto no es una reseña es un homenaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s