Sigo muy torcida: Sentido y sensibilidad

Sigo muy torcida, la mañana no mejora ni con la clase de Audrey Hepburn ni 2.sentidoysensibilidadportadacon el torso apolíneo de George Peppard, igual los 60 no es una buena época para abstraerme, está demasiado cercana, voy a alejarme más al periodo victoriano de Sentido y Sensibilidad con sus reverencias y corrección insular, estos ingleses siempre transmiten seguridad a una española dramática como yo con un cóctel de sangres patrias que hacen que me lo tome todo a la tremenda.  

Las hermanas Dashwood  han tenido muy mala suerte perteneciendo al sexo femenino, eso hace que cuando muere su padre tengan que irse de su pedazo de mansión con  caballos, piano y más criados que en Downton Abbey. Se traslada la familia a Devonshire a una pequeña casa de campo, a ver si hay suerte y pescan marido. La hermana mayor2-Hugh y elinor Emma Thomson/Elinor ya tiene su frío y anglosajón corazón un poco tocado, antes de marcharse del casoplón había entablado amistad con el hermano de su cuñada (esto parece la conversación de mi madre intentando explicarme por qué tengo que conocer a alguien) que interpreta un Hugh Grant/Edward Ferrans chepudo, a ver si hay suerte y negocian algo provechoso. La segunda hermana Kate Winslet/Marianne es la romántica, estoy pensando que la primera vez que vi la película tenía la edad de esta hermana y al paso que voy ya debo de estar acercándome a la edad de la madre de las muchachas…y un poco más allá acabaré siendo como la vieja cotilla…cómo veis de la depresión no mejoro, ya me fui por los cerros de Úbeda. La hermana romanticonawilbi y marianne conoce en Devon a su príncipe azul en una escena almibarada sin parangón: rescate a caballo en un verde prado inglés y encima lloviendo, se puede pedir más. Ya tenemos a las dos chavalas encaminadas ahora hay que ver si consiguen esos hombres u otros. Cómo la función de ver esta película es levantarme el ánimo y volver a leer voy a ponerme a lanzar spoilers a metralleta. Los pretendientes desaparecen en combate y las Dashwood después de mucho lío terminan comprometidas, todos son felices y comen lo que coman los ingleses. Los paisajes de Devon, el humor inglés, las genuflexiones y el final feliz con monedas lanzadas al aire suelen reconfortarme, también es verdad que cuando era más joven aun creía en esas cosas, pero me  he vuelto muy correosa y la ansiada paz para mi alma lectora  atormentada (qué drama) no llega. Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s