La reina sin espejo, Lorenzo Silva.

Quinta aventura de Vila y Chamorro mecidos por música catalana y una vez más a la caza del asesino.

Bevilacqua alcanza esta edad ingrata que son los 40 (cómo te comprendo Vila) y tiene que celebrarlo yendo a Zaragoza a resolver el asesinato de una estrella de la televisión rosáceoamarillista, Neus Barutell, casada con el erudito Gabriel Altavella con el que Vila mantendrá unas reveladoras conversaciones.

“Fue entonces, mientras miraba los cincuenta y pocos kilos de lareinasinespejo-lorenzosilvamateria orgánica inerte en que se había convertido aquella inquieta criatura humana, cuando recordé la primera vez que había visto el rostro de Neus Barutell. Sobreponiéndome al desasosiego que producía la imagen del cuerpo frío y desvalido, sobre el que los útiles del forense trazaban ya las líneas que permitirían acceder a su triste secreto y ocultar luego a los parientes la ferocidad de la agresión, retrocedí una década, a aquella otra época mucho mejor para ambos. Ella estaba a la sazón en su plenitud, y mi propia vida era un proyecto de satisfacciones y alegrías aún no sometidas a la implacable rebaja que el tiempo.”

La investigación del asesinato de Neus les lleva  Barcelona una ciudad que no hace más que acrecentar la crisis cuarentona de Vila, “este hacerse mayor sin delicadeza” que diría el gran poeta de mis entretelas que es Sabina. Con el ánimo alicaído ese gran ciclotímico que es Rubén Bevilacqua se dispone con su Watson habitual, Virginia Chamorro, a desfacer el entuerto de la muerte de esta combativa periodista que fue la Barutell. Las pesquisas les llevarán a una vida de lujo, mansiones, mucamas, drogas, citas literarias y copas de vino en terrazas de ensueño que no animan precisamente a Vila, él ya de por sí no es la alegría de la huerta,  pero tampoco queremos que cambie, es parte de su encanto. Un secreto de su vida atormenta a Bevilacqua, siente añoranza del joven que vivió en Barcelona y de algo que le ocurrió allí. Virginia nota que algo huele a podrido en Dinamarca e intenta sonsacara a su Pigmalión qué le ocurre pero eso para saberlo tendréis que leer el libro.

Alicia en el país de las maravillas, la literatura, la música catalana, los inevitables matones,  prostitutas y chaperos, los profesionales de una pieza, los traidores y nuestro Vila de verbo florido con su fiel escudera Chamorro complementándolo: nada más y nada menos que otra aventura de Bevilacqua. Estupenda, evocadora en ese gran escenario de novelas que es Barcelona, es una novela de misterio, es  La reina sin espejo.

“lo único sabio es creerse algo y entregarle el corazón”

Deberes para lectores caóticos: cuál es vuestra novela preferida de nuestro ciclotímico Vila.


La reina sin espejo, Lorenzo Silva, Ediciones Destino, 2005.

Anuncios

4 thoughts on “La reina sin espejo, Lorenzo Silva.

  1. No he leído nada del autor, y aunque no suele ser mi tipo de lectura, me lo anoto. Gracias!! ^^
    POr cierto, soy de la iniciativa Pequeños blogueros unidos, por si te quieres pasar por mi blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s