El tiempo entre costuras

María Dueñas hace que Sira Quiroga cambie su destino por culpa de unaEl tiempo entre costuras. máquina de escribir y un encantador de serpientes, el novio funcionario por el exótico Tetuán: ¿pierde o gana?

En el Madrid de antes de la Guerra Civil vive Sira,  una hija bastarda que junto con su madre, aguja y dedal se gana la vida dignamente. La protagonista de El tiempo entre costuras es una chica más de clase baja que está a punto de casarse con Ignacio un muchacho responsable y también aburrido (qué vamos a hacer todo no se puede tener), cuando por fin su enamorado saca las oposiciones y ya están en capilla conoce a Ramiro y lo manda todo al carajo. Las descripciones que de sus dos hombres hace Sira resultan reveladoras:

“Y en Ignacio encontré a un candidato idóneo para no seguir sus pasos: alguien con quien recorrer el resto de mi vida adulta sin tener que despertar cada mañana con la boca llena de sabor a soledad. No me llevó a él una pasión turbadora, pero sí un afecto intenso y la certeza de que mis días, a su lado,transcurrirían sin pesares ni estridencias, con la dulce suavidad de una almohada.”

“Pero de la misma manera que los animales huelen la comida o el peligro, con el mismo instinto primario supieron mis entrañas que Ramiro Arribas,como un lobo, había decidido venir a por mí.”

Qué queréis que os diga no hay color, blanco y en botella, más claro agua…no se me ocurren más frases manidas. La elección de Ramiro  hará que Sira tome el camino de las perdidas, porque en los años 30 dejar al novio e irte a vivir con un hombre sin casarte muy bien visto no estaba. La historia da una vuelta de tuerca más cuando la modista conoce a su padre, un señorito que dejó embarazada a la criada, su madre, y no se casó con ella (una historia más vieja que el mundo) pero que ahora decide compensarlas con dinerito y joyas, ¡vaya golpe de suerte! Los colmillos del galanzote Ramiro se afilan y lía a la ingenua Sira para marchar a Tanger en busca de negocios de altura.

“Desembarcamos en Tánger un mediodía ventoso del principio de la primavera. Abandonamos un Madrid gris y bronco y nos instalamos en una ciudad extraña,deslumbrante, llena de color y contraste, donde los rostros oscuros de los árabes con sus chilabas y turbantes se mezclaban con europeos establecidos y otros que huían de su pasado en tránsito hacia mil destinos, con las maletas siempre a medio hacer llenas de sueños inciertos. Tánger, con su mar, sus doce banderas internacionales y aquella vegetación intensa de palmeras y eucaliptos; con callejuelas morunas y nuevas avenidas recorridas por suntuosos automóviles significados con las letras CD: corps diplomatique. Tánger, donde los minaretes de las mezquitas y el olor de lasespecias convivían sin tensión con los consulados, los bancos, las frívolas extranjeras”

Vuelve a repetirse el cambio que parece de malo a bueno, de novio aburrido a tigre de Bengala, del Madrid oscuro al luminoso Tánger...pero claro si todo le saliese bien a Sira no habría Best Seller, y lo hubo: abandono, espías, amigas glamurosas como Rosalinda Fox, amores extranjeros como el periodista Marcus Logan, encuentros con figuras políticas claves con Serrano Suñer a la cabeza…vamos que a Sira le vino divinamente que Ramiro la abandonase en Tánger porque vive una vida a lo Mata Hari y nosotros con ella.

El tiempo entre costuras resultó un éxito editorial gracias a una estupenda mezcla de aventuras, romance y hechos históricos que ha hecho de María Dueñas una de las autoras más reconocidas en España, y con razón : tiene un dominio de las descripciones, del vocabulario y consigue que empaticemos con los personajes de una forma que parece fácil y que es muy difícil. Ha sido un placer releer El tiempo entre costuras para esta reseña, también me gustaron sus otras dos novelas, Misión olvido y La Templanza: aquí una admiradora (con genuflexión incluída al estilo José Luis López Vázquez).

Deberes para lectores caóticos: como estamos en verano no quiero ser cansina pero si alguien ha visto la serie de televisión y comenta algo lo agradecería…yo no pude pasar de los primeros diez minutos.

Yo sí tengo deberes para mí, estoy leyendo Un jardín al norte donde la protagonista es Rosalinda Fox presentada en esta novela y rescatada por Boris Izaguirre para su libro, ya os contaré.


El tiempo entre costuras, María Dueñas, Temas de hoy, 2009.

Anuncios

2 thoughts on “El tiempo entre costuras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s