“Ve y pon un centinela”, de Harper Lee

El segundo libro de Harper Lee se ha hecho esperar décadas, una larga espera para saber por fin cómo siguieron las vidas de los personajes principales de Matar a un ruiseñor, este clásico de la literatura contemporánea publicado en 1960.

ve y pon un centinelaLista y alborotada estaba yo ante la publicación de este libro secuela de Matar a un ruiseñor pero escrita con anterioridad al clásico de 1960, en 1957 concretamente. La aparición de esta novela no estuvo exenta de polémica este pasado julio, ha batido records de reservas en Amazon y de ventas una vez apareció, se ha cuestionado si Harper Lee estaba en condiciones de permitir que la novela saliera a la luz después de más de 50, y por qué lo ha permitido ahora.

Scout Finch, mejor dicho Jean Louis porque ya estamos ante toda una  veinteañera, regresa de vacaciones a Maycomb desde Nueva York donde vive libre e independiente muy lejos de la encorsetada sociedad de Alabama. Jean Louis nada más llegar  choca con todos y con todo, atrás ha quedado la niña vestida de chico, algunas tragedias la han marcado y sigue sin encajar con la imagen de señorita sureña que su entorno espera de ella.

Nos reencontramos con nuestra amiga que asoma brevemente en algunos momentos cuando rememora su infancia: las travesuras, el calor, los niños, Jem, Tití, pero eso ocurre demasiado poco para mi gusto. Los problemas raciales, la integración, los derechos civiles y sobre todo la postura del perfecto Atticus Finch ante la complicada realidad del sur hace que deje de ser un dechado de virtudes, se cae un mito, no sé si Gregory Peck se hubiese prestado a protagonizar esta segunda parte.

Se incorporan nuevos personajes como el pretendiente de Jean Louis, Henry, un muchacho que trabaja con Atticus en su bufete y que justifica su ausencia de las pasadas aventuras de Jem y Scout porque en verano tenía que regresa con su familia, su procedencia humilde no es muy del agrado de la estirada tía de Scout, Alexandra (en la película no sale así que si no habéis leído Matar a un ruiseñor no la podéis recordar), tampoco es que nuestra protagonista esté muy segura de esta relación, porque siente que sería claudicar a las presiones sociales que la obligan a ser una ama de casa más con tés, niños  y compras y ella no está por la labor, aunque ese no es el problema que más la acucia si no lo que ha descubierto de su padre y sus actividades políticas.

Mucho tiempo estuve atascada con Ve y pon un centinela porque yo quiero querer a Harper Lee pero añoraba a los personajes tal como eran. Para ser una novela escrita en los años 50 está repleta de feminismo y la autora se moja con la situación de los afroamericanos, aun ciudadanos de segunda en esos tiempos, la reaparición de Calpurnia es reveladora en relación con este tema.

“Una vez escuché una cosa, un eslogan que se me quedó en la cabeza. Decía «Los mismos derechos para todos, privilegios especiales para nadie», y para mí era así, al pie de la letra.”

Las conversaciones con su tío Jack son demasiado largas y se hacen pesadas por repetitivas.  Al final  terminé la novela (me costó, no creáis, con tanta nota a pie de página y una traducción cuanto menos farragosa era difícil avanzar) pero me dejó el regustillo amargo de la decepción, fue más grata la espera que la lectura, siempre es duro descubrir que tus héroes tienen los pies de barro. ¿De verdad era necesario rompernos el corazón? ¡Qué me gusta un drama!

Suelo dejar mi veneno para las entradas sobre cine porque el espíritu de este blog en cuanto a lecturas es que solo leo lo que me apetece, pero aunque presumo de dejar sin empacho una novela que no me engancha en este caso la señora Lee es una de mis autoras preferidas, porque aunque solo había publicado un libro opino que ha cumplido sobradamente con los amantes de la lectura tras parir semejante joya, me da pena haber hecho mi primera crítica negativa con esta autora en concreto…la  que hice de la trilogía de Grey no la cuento como novela.

Deberes para lectores caóticos: ¿Os ha gustado la novela? ¿Habéis sufrido como yo por la nueva cara de Atticus? ¿Qué os ha parecido el cambio del narrador de primera a tercera persona, pierde frescura?


Vé y pon un centinela de Harper Lee, Harper Collins, 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s