“El Palacio de la Luna”: caída libre

El Palacio de la Luna es una novela de Paul Auster, 1989, en la que un joven padece que la vida lo supere dejándose arrastrar a lo más profundo de un pozo del que debe salir con coraje y mucho apoyo.

Argumento: Central, Park el descenso a los infiernos

Marco Stanley Fogg no lo ha tenido fácil en su vida, hijo de madre solteracentral park muerta en un trágico accidente cuando es apenas un niño, es criado por un excéntrico tío, Víctor, y sometido a los caprichos de la vida de su accidental tutor, llegará un momento que se independiza y al quedarse solo decae en una espiral de infortunios que lo llevan a convertirse en un vagabundo en Central ParkLa debacle existencial  que podría ser ya solamente el argumento de la novela solo es el principio, Fogg volverá al mundo real después de su personal descenso a los infiernos, conseguirá trabajo al servicio de un anciano anacrónico que le contará sus excepcionales memorias, además recuperará sus raíces familiares con una peripecia digna de telenovela sudamericana.

El descenso a los infiernos del protagonista de El Palacio de la Luna recuerda a otro mítico descontrol (aunque mucho más breve en el tiempo), el del adolescente de  El guardián entre el centeno. Narrado todo en primera persona, asistimos estupefactos a la degradación de la vida de un joven que parece normal, tiene estudios, casa, amigos, pero cae en un oscuro pozo del que tienes miedo que no salga, sufres con él.  Paul Auster ,mucho más prolífico que J.D. Salinger (para lo que no hace falta mucho, ya lo sé),a bebe directamente de esa fuente. Parte de la acción se desarrolla  una vez más en la ciudad de Nueva York ( otro personaje más por su poderosa identidad) de los años 60, después y gracias a otros personajes asistiremos a la verdadera conquista del Oeste americano.

Paul Auster, novelista sublime

Di con esta novela buceando en mi ebook en busca de mi obra preferida de Auster, El libro de las ilusiones, al comenzarla me enganchó esa caída libre que experimenta la vida del protagonista narrada con el virtuosismo del guionista, novelista, y traductor que es el señor Auster, un Dios,paul-auster genuflexión. El autor  logra que acompañes al pobre joven que pierde su identidad y se deja arrastrar por la desgracia, los valores de la amistad y el amor como poderes universales regeneradores del alma son los talismanes que lo rescatan para el mundo. La primera parte es quizá la más vertiginosa e interesante por la descripción del proceso psicológico que lleva a un chaval a perderse en Central Park totalmente enloquecido. En la segunda parte la novela  nos cuenta la vida del joven y el viejo excéntrico para el que trabaja, se hace entonces menos ligera, más pesada, algo  densa y enrevesada, pero sigue siendo Paul Auster, un maestro, un genio, una de las mejores plumas de nuestro tiempo, una reverencia más.

 

Deberes para lectores caóticos:

Cuál es vuestra obra preferida de Paul Auster.


 

El Palacio de la luna, Paul Auster, Anagrama, 1989, Estados Unidos.

Anuncios

3 thoughts on ““El Palacio de la Luna”: caída libre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s