Tres deseos

El camino a la piscina es mi mi viaje a Ítaca diario, en este trayecto experimento aventuras, unas veces dentro del polideportivo, otras en el trayecto, en ocasiones a la salida, es la sal y la pimienta de mi vida.

Un lunes encontré un móvil viejete, una reliquia, un zapatófono, lo guardé en la mochilina para inspeccionarlo cuando saliera de nadar, el business es el business, igual le podía sacar unos pavos como artilugio vintage. Cumplida mi misión acuática me senté al sol y comencé a cacharrear, no creí que se encendiese pero oye, arrancó como un tiro y cual una Siri de los 90 empezó a soltarme no sé que milonga de tres deseos…Pensé que era el final, la profecía de mi reina madre se había cumplido, definitivamente me había vuelto loca, o estaba soñando o tanta dieta  me estaba trastornado. Así que respiré hondo y le dije al “genio” del móvil mirando hacia el cielo que me quería pirar de allí, que quería ir en el avión que estaba surcando en ese momento el cielo ovetense y….. patapaf, de pronto estaba sentada al lado de una mujer clavadita a Chavela Vargas dentro de un avión, flipante o qué. Hubiese sido todo más impresionante si a los 20 minutos no hubiese aterrizado en Avilés, puta suerte…me había topado con un genio graciosete, qué típico. Después de volver a casa en autobús (soy boba pero no integral, no iba a desperdiciar otro deseo en volver al hogar) le pedí un día para pensar al cabroncete del móvil.

Reflexionando, reflexionando, y ya que me dan tanto la turra con el AMORRRRR me decidí por solicitar un novio, un hombre de la tierra…no, no pude decir más porque sonó una risilla, un “concedido”, y yo inicié mi caminín a la pisci. Mi sorpresa se produjo cuando en un huerto de camino me encontré un hombre que salía ,tal cual de la tierra, al estilo de Amanece que no es poco, este hijo de culebra de genio me estaba buscando las cosquillas, pero yo que sé de memoria la peli así que pacientemente esperé a que el “hombreel hpmbre del bancal del bancal”, que no estaba mal del todo (género masculino, respiraba, permanecía erguido y sabía lo que era una palabra esdrújula, ¡después dicen que soy exigente!) brotase totalmente. La movida resultante fue que en cuanto emanó echó a correr y no lo he vuelto a ver, oye ni Usain Bolt, dijo el geniete que le daba miedo…tonterías, yo…por qué, igual las charlas, más bien soliloquios, que tuve con él, poniéndole las cosas claritas, prístinas, vamos que yo ya tengo una edad y no aguanto chorradas, ni controles, soy independiente, los gastos a parte, las tareas repartidas, los findes libres, de niños nada, el fútbol ni de lejos, las familias cada una en su casa, si ronca habitaciones separadas…y…pues igual sí que lo acojoné un poco, por eso galopaba como un romano huyendo de Obelix.

Dos deseos desperdiciados, a ver, soy una tía leída, ¿no podía ganarle la partida al bicho este?, e truco estaba en la formulación del deseo, concisión y rapidez, pedí otra prórroga, necesitaba pensar tranquila. Si pedía dinero de curso legal seguro que me  metía, el muy cabestro, en un lío, la aventura y el amor descartado. ¿Algo para el universo en general? seguro que desperdiciado…y si le pedía algo fácil pero útil, un másterMáster que airee mi currículo y me ayudase a progresar…sí, lo que estáis pensando: me llegó uno de la Universidad Juan Carlos I…No era un genio era un diablo burlón, que la única satisfacción que te daba era pasarle el regalín a alguien a quien “quisieses” de manera especial, el otro día mi “cuñao” Paco apareció misteriosamente en Corea del Norte diciendo no se qué de que “solo quería un viaje exótico a Asia”…

Lo que me obsesiona es saber quién me pasó a mí la peste…¿acaso fuiste TÚ 😠?, pues que sepas que no tengo memoria, tengo rencor, si me la jugaste me la pagarás, MALDITO,… esto también se lo dije  al “chico de la tierra” va a ser que esto de pedir deseos es como la vida misma, o como  ligar por Internet, obtienes lo mismo en un sitio y en otro.

Fin

 

Ya sabéis,”si me queréis, seguidme en el face”: Mi caótica biblioteca

Anuncios

One response to “Tres deseos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s