“Convénzeme”

Los ojos me sangran con esa “zeta”, por qué, por qué…por Stephan Zweig, igual la agresión ortográfica me hubiese dolido menos si el delirio de la Milá hubiese sido por Saramago y hubiesen bautizado el programa “Convénseme”. Vive Dios, que es hablar por hablar porque si La Fábrica de la Tele, Mediaset España, doña Mercedes y cienes y cienes de publicistas han decidido que el título es apropiado por algo será, que desnudos nos están, y ya sabéis que lo importante es que se mueva el tema ya sea por la “zetita”, por las recomendaciones o porque Mercedes Milá abandonó Gran Hermano. Continue reading ““Convénzeme””

Anuncios

Frankenstein me ronda

Dicen las malas lenguas que siempre tengo pretendientes raros, o al menos peculiares, si alguno lee esto que conste que que no escribo desde el rencor, simplemente es lo que comentan mis amigos, lo harán desde el cariño para que yo no tenga la culpa de que el tema no cuaje, pero os defiendo, que lo sepáis. Esta aclaración resulta necesaria porque el más raro de todos mis ligues es el último: Frankenstein me corteja. Para mí que este va a hacer buenos a todos los demás. Continue reading “Frankenstein me ronda”

Día de las escritoras

¿Cómo celebrar el Día de las escritoras y con quién? Primero pensé en mi Agatha Christie, pero es que ya canso, aunque siempre será la primera en mi corazón de lectora con “El tren de las cuatro cincuenta” y aquella noche de mis ocho años en Carcedo (dónde iba a ser) que pasé en vela hasta descubrir al asesino y algo más: las novelas.

Continue reading “Día de las escritoras”

Viaje a Carcedo con papá

_A ver Rosa Mari, si te portas bien durante el camino (dos horas de curvas infernales si no encontrabas un camión subiendo el puerto de la Espina, con camión TRES) te regalo un #libro de Enid Blyton. Ahí empezaban las negociaciones con mi padre en nuestras excursiones a Carcedo mano a mano. Continue reading “Viaje a Carcedo con papá”

Una historia africana

una-historia-africanaJavier Reverte nos cuenta la vida de un médico abducido por los encantos de
África.

Luis Urzaiz es un doctor español que ha dedicado su vida a Guinea, concretamente a una pequeña ciudad de sur, Cogo, donde durante una convalecencia rememora las encrucijadas a las que se tuvo que enfrentar para cambiar su vida cómoda de burgués pamplonica por el caos de Guinea, pero no pudo resistirse al embrujo de la primitiva África.

“Y entonces, surgió África. Fue como un rayo que de súbito cayó sobre su existencia y acabó por quemarla entera. En su ánimo, la serenidad se transformó en pasión, la tibieza en incendio, el sosiego en vehemencia, la apatía en ansiedad, la calma en ambición, el reposo en vanidad y el gozo en sed.”

Luis Urzaiz tiene más de 60 años y ha padecido malaria, nada inusual en la tierra donde vive, Melita su “mininga”, amante negra/concubina, mucho más joven que el, una belleza de ébano, quiere que vuelva a España para recuperarse del todo, pero el terco doctor se resiste, quiere estar en África cuando falle el Premio Nobel al que ya ha sido nominado tres veces , esta vez puede que lo gane, por fin, y no quiere estar lejos del hospital que ha creado con sus propias manos y capital personal. Melita tiene otro motivo para querer que su amante se vaya: un antiguo enemigo del médico, el sanguinario Mbama, ha salido de la cárcel y puede querer vengarse. La preciosa guineana prefiere quedarse sin su amor, sacrificarse ella y perderlo antes de que lo maten.

“[…] la sonrisa ancha y ebúrnea, los labios gruesos y largos, la nariz afilada, la frente ancha, los ojos negros que ardían con la luz del carbón, el cutis sedoso y del color de una madera de ébano tocada por una delicada luz rosada.”

El argumento de Una historia africana gira en torno a la vida de este médico español,Cogo.12 que en 1969 acompañado de su mujer y en contra de todo lo que se espera de él llega a Guinea para quedarse, primero como rehén y luego por su propio deseo cortando todo tipo de lazos con su familia. A través de los ojos de Luis vemos la historia de Guinea desde su independencia hasta el año 2004, asistimos a una clase de Historia al servicio de las vivencias de Luis, él recuerda desde ese año cómo llegó a África y la vida le cambió, cambiaron sus valores, lo que era importante y lo que no. Él cree que se merece el Premio Nobel, la modestia no entra dentro de sus virtudes, y ansía que por fin se lo concedan como broche a una vida de sacrificios. Gracias a sus conversaciones con la inteligente Melita y el sacerdote español, Diego, vemos las ideas de este orgulloso médico sobre Dios, la familia, África o España. Luis también tiene muchas cosas que ocultar y de las que no está particularmente orgulloso, le acosan remordimientos que le impiden estar tranquilo. Melita le hace ver que en la vida hay cosas más importantes que el dichoso Nobel, como por ejemplo su amor incondicional.

“A la gente solo le hace falta alguien que le ame”

iglesia de cogoUna historia africana nos lleva en apenas 150 páginas a diferentes puntos de la independencia guineana, nos acerca al choque entre culturas, entre colonizadores y colonizados, racismo, teología, relaciones personales, violaciones, genocidios, pero sobre todo a una pasión que asalta a algunos viajeros que lo dejan todo por vivir en África.

“Lo olores de África se alzaron desde el suelo: perfumes de flores empalagosas y de hierbas muertas, de lodo y carne, de sangre seca y de sementera, de establo y de arroyos vivaces”


Una historia africana, Javier Reverte, Círculo de lectores, 2007.