Inspiración

Foto del día: “En el fondo y excavando”.
Tú, Mari, sabes que no estás bien cuando pones en el buscador de Google: “Películas inspiradoras”…Pero te das cuenta que hay gente que está peor porque en una lista te colocan (redoble de tambores, por favor) “Ratatouille”.

RATATOUILLE. De verdad: ¿QUÉ HAGO, PACO, ME MATO?
Madre mía, que inspiración, una rata asquerosa tirándome de la peluca pa que me salga un buen el potaje….anda y que te den dos duros. Y no me vengas con la historia del crítico que con un bocado regresa a la cocina de su casa cuando era niño porque voy a por ti y no tienes Estado Español pa’ correr. Ratatouille…apaga y vámonos.

Bares qué lugares

Hola, me llamo Úrsula y me gustan los bares.

Hola Úrsula

La mayoría cuando nos preguntan por nuestras aficiones, por lo que realmente nos hace felices, respiramos, ponemos los ojos en blanco y decimos: leer, el mar, las series de Netflix…pero, no se por qué, nadie suspira y dice.

Seguir leyendo “Bares qué lugares”

ELLA, cazadora

He cazado este pajarín con unas pinzas de depilar, cómo te queda el cuerpo. Todo el mundo dice que si soy exagerada, que si veo dramas donde hay ligeros percances, que si me exijo mucho a mí y a la vida misma, puede ser, pero soy un puto circo de tres pistas andante. ¿Por qué todo tiene que se tan difícil?

Seguir leyendo “ELLA, cazadora”

Ansiedad

Este domingo en vez de historieta tenemos desahogo😉 “Ansiedad” Soy una ansiosa, sí, todo me da ansia: la comida, Asier Etxeandía (grrrrrr), el huracán Gloria, Sánchez Dragó, la canción de los elfos, Trump, la gente sin labio superior, las grafías fantasiosas, Ignatius, que me digan qué asturiano tengo que hablar, la falta de economía en el lenguaje, el Sálvame, la gente que te chista por la calle en vez de llamarte por el nombre (soy un perro o qué…perra un poco, pero esa es otra historia) que me pregunten cuánto peso (qué mierdas te importa y sí, mido 1.80, y no, no me quito centímetros)… Seguir leyendo “Ansiedad”

La luna me persigue

Cuando era una pequeña Rosa Mari e iba a mi pueblo estaba convencida de que la luna se venía conmigo desde Oviedo, entre cánticos, potas y demás agobiaba a mis padres diciendo toooodo el camino:

_ Mira la luna, ahí está, eh, eh, detrás de esa montaña, uy, no la veo ¿la luna también se para a hacer pis y fumar, papá?

Seguir leyendo “La luna me persigue”