Brando al rescate: Un tranvía llamado deseo

Si el Brando  de Un tranvía llamado deseo no arregla el problema que me acucia en este 7. 1951 Un tranvia llamado deseo (ing) 02domingo de pasión lectora inexistente, nadie lo conseguirá. “Estelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa”

La señorita Blanche/Vivien Leigh llega de visita a casa de su hermana Estela/Kim Hunter en Nueva Orleáns con modales del viejo sur y farolillos rojos para disimular la edad (ya sabéis coetáneas a buscar luces rojas, si lo dice Escarlata/Vivien/Blanche por algo será). En la casa humilde encuentra al animal en celo que es su cuñado Stanley  el polaco interpretado por Marlon Brando en todo el esplendor de su belleza, ya noto como mi ánimo mejora. Desde el principio los hermanos políticos chocan, a ella le parece una involución que Estela se haya casado con un obrero por muy Marlon Brando que sea, y él las escucha a escondidas y decide vengarse, es humilde pero tiene su orgullo. Blanche ha llegado además con la triste noticia de que ha perdido la casa familiar Belle Reeve y esto añade más leña al fuego de la enemistad con Stanley. Ella 7.vivien-leigh-un-tranvc3ada-llamado-deseointenta adaptarse al nuevo entorno, puede que encuentre salida a su desesperada situación en lo brazos sudorosos de Karl Malden, pero allí esta Stanley agazapado esperando para saltar sobre ella y devolverle la ofensa, así que investiga un poco en su pasado y descubre cosas muy sucias y desagradables que no tarda en ir a contar al posible flotador de su cuñada, entre otras cosas su verdadera edad que queda crudamente iluminada sin el aderezo de su farolillo, muy mal Brando, eso no se hace a una dama. Después de discutir con el que podría haber sido su último tren y de confiar una vez más en la amabilidad de los extraños , ellos dos se quedan solos en casa y en unas escenas ya míticas (solo Brando puede estar guapo con ese horroroso pijama) se produce (o no) la tragedia y la pobre enloquece (más aun).

El motivo de escoger Un tranvía llamado deseo es que es una joya basada en una obra de teatro de Tenesse Williams y que Elia Kazan llevó a l cine en 1951, esta  pieza perfecta para  insuflar energía a mi espíritu lector tiene un nombre Marlon y un apellido Brando, no es bueno, ni amable y además es rencoroso pero cuando llama a E7. gif estelastela a gritos al pié de la escalera de vecinos, no sé, te dan ganas de salir a la calle y hacer algo con la vida, o de abrir un libro, es una emoción puramente animal, es Brando con la camiseta sudada, es el hombre.

Anuncios

2 thoughts on “Brando al rescate: Un tranvía llamado deseo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s